Alone again, naturally...

on martes, 2 de junio de 2009



Vuelvo a la misma posición, vuelvo a estar solo. Regreso al mismo limbo en donde no me conozco ni a mí mismo. De nueva cuenta me odio a mí mismo por ser yo, siento otra vez que la culpa es mía, que debí haber pensado bien las cosas, que ni siquiera debí haberme molestado en hacerle caso a mi corazón. Soy un fracaso, y la prueba irrefutable está en las veces que he intentado que el amor llegue a mi vida, y cuando finalmente llegó no le hice caso. Esta vez estuve dispuesto a todo, a pesar de mis miedos e inseguridades me atreví a tomar la difícil tarea de tener algo estable con "él" por fin, porque sé que nos lo merecemos, que es la manera en que deberían ser las cosas. Pero hoy esa oportunidad se ha esfumado, el castillo de arena al que empezaba a ponerle los cimientos fue derribado por una súbita ola fatal, y se llevó todos mis progresos con ella de vuelta al mar de donde provino.

Estoy molesto conmigo mismo, con lo que soy, con lo que he hecho. Ayer un boleto 21 volvió a caer en mis manos: otro más que no llegará al destinatario que le tenía propuesto. Son tantas las cosas que he tenido para otros y que no he podido hacer llegar a su destino que creo que cuando muera tendré muchos cachivaches que llevarme a donde sea que vaya. Podría hacer una lista de ellos, pero son tantas cosas que no recuerdo todas, y no viene al caso hablar de ellas ahorita. Sigo siendo aquél que quiere ser, que cuanto más se esfuerza y se desvive por llegar a ser, el piso se abre y cae en un precipicio del cual no saldrá hasta que le vuelvan a crecer las alas, esas alas que caracterizan a los locos que aman. Menos mal que puedo deshacerme de todo aquello que me aflige escribiendo líneas como éstas, pero a veces la catarsis es contraproducente en mí. Vuelve la lluvia, la misma lluvia que me trajo esa oportunidad, pero ahora regresa para consolarme, lavar mi alma y liberarla de penas, borrarme el aroma de "él" de mi nariz e impregnarme con el suyo. Después vendrá la luna a iluminar mis sueños, tratando de que sean lo más gratos posibles.

He fracasado tantas veces que no sé cómo es que sigo teniendo la fuerza para seguir intentando, para seguir buscando al compañero (o compañera) ideal. Quiero saber lo que es eso, envidio a esas parejas con las que convivo todos los días y que siempre hay en sus ojos eso que sé que alguna vez ha estado en los míos, pero sin ser tomado en cuenta. Seis días duró. A pesar de todo, sigo esperando a que llegue otra solicitud; siempre estaré dispuesto a intentarlo, pase lo que pase.

2 comentarios:

AiruN dijo...

como dije te dejare un comentario.

A veces fallamos y fallamos y volvemos a fallar, que las ganas de intentarlo de nuevo se esfuman.
Pero no podemos quedarnos estaticos por siempre, no podemos quedarnos viendo lo que puedo ser o lo que nosotros no tenemos.

Cada vez que se nos aturde y golpea la vida tenemos que levantarnos con alas de aguila.
Porque venimos al mundo para ser felices.
Miremos el firmamento, busquemos en el horizonte, caminemos a la orilla del mar en soledad para poder encontrarnos con nosotros mismo y encontrar lo que nos motiva a volver intentarlo.

El amor es el sentimiento mas lindo del mundo solamente que nosotros los humanos hemos retorcido todo.

Animo! que aun falta mucho por conocer.

Sabes que siempre puedes contar conmigo.

l2star dijo...

Otra vez diego,
Otra que falla; pero me gustaria que
fuera cierto que entre mas intentas
mas posibilidad se crea, esperemos que
pronto llegue el dia en que vivas con esa
persona que tanto necesitas, no se que decirte,
mi punto de vista es raro, te aprecio por
ser jueves; pero se que es muy duro de llevar,
esa melancolia latente que traes contigo,
esas ganas frustadas y antes desperdiciadas
han de pesar mucho, Suerte diego,
la proxima sera mejor//esperemos que asi sea//,
te aplaudo por que eres mucho mas fuerte que
muchas personas que he conocido, amar hasta el cansancio y soportar la desilucion,
te admiro diego, se que tu puedes.
IWy.

Publicar un comentario