La Primavera / What about love?

on martes, 12 de mayo de 2009



Hoy todavía me sentía un poco triste en la mañana, pero la lluvia me anunció que sería un buen día. En efecto, a lo largo del día me fui sintiendo mejor, y hasta con ganas de acostarme en el pasto tuve y vaya que las sacié. La primavera ha traído varias cosas a mi entorno, tanto buenas como malas. Platicar con mi amigo David fue reconfortante y Vania también contribuyó, mientras yo mismo escuchaba sus penas. 

Tantos estragos a mi alrededor hacen que me sienta parte de un efecto general causado por la actual estación. Y como dice el título de hoy, ¿qué hay con el amor? Lo que me dijo Vania hoy contrastó a lo que me dijo "él" hace unos días. No digo que "él" esté errado, sólo que su forma de ver las cosas es un tanto indiferente e "insensible". Un sentimiento no se olvida tan fácilmente, que él así lo haga, es su problema. Él mismo dice que nunca ha sentido algo grande, pero es porque no ha querido. Yo soy totalmente diferente. Él dice que debería enfocar mis sentimientos más hacia mí mismo. Pero ¿para qué desperdiciar tiempo en mí mismo si puedo dedicarme a alguien más? Yo me voy a tener siempre. Me quiero lo suficiente. Si mis sentimientos son rechazados, lo intento hasta que llego al punto en que tengo que tomar el camino de regreso. Y justo ahora no sé si continuar el camino o tomar el atajo. 

Me he mostrado distante, canto en susurros, me "escondo" y me acuesto por ahí, todo para decidir qué es lo correcto. ¿Cómo algo que te hace sentir tan vivo y tan feliz puede hacerte sentir tan miserable, y viceversa? La primavera hace que el amor brote al igual que las flores abren sus pétalos. ¿Y qué pasó esta vez? ¿Qué es lo que siento, lo que veo, lo que espero, lo que añoro? Sé que lo sabes, y sé que es un tema que ya cerraste. Pero de este lado no es tan sencillo. Y menos si cuando cada vez que te veo se intensifican mis emociones... sonrió y bajo la mirada porque no quiero que veas el destello de endorfinas reflejado en mis ojos, hago un esfuerzo por no tartamudear al hablar y desempeño mi papel del amigo fiel, pues a fin de cuentas eso quiero ser para ti, alguien en quien puedas depositar tu confianza y recurrir cuando lo necesites. Me preguntaste la razón por la cual te quiero... eres como en la canción de Silvio: "la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta"; ¿qué le llevó a Silvio a escribir semejante canción, qué tan enamorado estaba? Quizás tanto como yo de ti, tanto como para querer alejarse de ese sentimiento que le dolía tanto. Soy aquel que quiere de lejos y que si se acerca lo más seguro es que lo arruine, por no poder controlar lo que siente. Lanzo suspiros al aire y pido deseos al infinito, grito por dentro, susurro por fuera, callo lo que de veras quiero decir... La culpa no tarda en aparecer, sé que hacer ésto está mal, se supone que no debo tocar el tema. Pero tengo que sacarlo de alguna manera, y ésto es lo mejor que puedo hacer.

Entre tal explosión de sensaciones y deseos, huyo "...para no verte tanto, para no verte siempre, en todos los segundos, en todas la visiones", trato de concentrarme en algo más, me pongo los audífonos y dejo que la música me provoque otro tipo de sensaciones más volátiles, más complacientes, menos sifnificativas. Dejo que los libros me hagan parte de su mundo e historia, "me desprende de la vida, pero es un gran escape", como en la canción de Blind Melon. Y cuando eso no funciona, duermo y mi mente crea fantasías y visiones que muchas veces me arrepiento de tener, "a veces siento al despertar que el sueño es la realidad", y en ocasiones quisiera que en efecto lo fuera. 

Quiero que entiendas que no intento presionarte, que lo único que hago es darle un lugar a esas cosas no dichas, un lugar donde quizás puedan encontrar una razón de ser. Perdón, pero... ¿ya te dije hoy que te quiero? ¿No? Pues entonces... Te quiero. Ahora trata de imaginar cuánto. Espera, inténtalo de nuevo, creo que te estás quedando algo corta. ¿Ya lo tienes? Eso multiplícalo por cien. Bien, ya tienes la diezmillonésima parte. Y así me podría seguir... No hagas caso de este loco, ese que se atreve a intentar atrapar al amor.

Me voy, dejando mi deseo al aire ~

2 comentarios:

Guillermo dijo...

diego eres demasiado gay
pero bueno he aprendido a vivir con gente como tu...
si se lo dedicarás a una mujer podría darte... "consejos" "ayuda" "planes malignos del repertorio de ham que nunca deben ser usados mas que en caso de venganza extrema"
pero no, es un hombre, así que no puedo ayudarte mucho, mas que en lo básico, pk no se como trabaje el amor de dos... "hombres" enamorados, c ya later... fag

sin mas que decir: Dios

Diego Isla dijo...

No es para un hombre, Ham ^^

Publicar un comentario